Fundacion Fulicoma atendiendo a los niños en su parte pedagógica y social de Manizales, Colombia
en.comprocoches.us Blogs - Funlicoma Fundacion - Member Blog

View All Blog Posts

Bookmark and Share

Compromiso comunitario y social de la persona

Tags:
(Posted on Jan 28, 2016 at 11:01AM by Lorena)
Compromiso comunitario y social de la persona
compromiso-comunitario
Fuente: Vida, amor y familia. Formación integral para padres educadores.
Editorial: REZZA

 
El ser humano necesita de las otras personas para desarrollarse y lograr su realización personal. La persona construye su identidad a partir de las relaciones que crea y en las que participa, pues solo el convivir en sociedad nos hace posible desarrollar nuestras características como seres humanos.
Podemos afirmar que el grupo social al cual pertenecemos (familia, región, país) nos posibilita realizar nuestros objetivos y metas  y nos brinda el espacio para crecer integralmente en forma biológica, psicológica e intelectual. Todos compartimos unos lazos comunes, no solo como familia, sino también como pueblo, es decir, pertenecemos a una región y tenemos una nacionalidad que nos permite identificarnos con una cultura e historia que nos es común.
Por ello tenemos tradiciones, ritos, costumbres y formas particulares de ser y ver la vida; incluso podemos compartir valores que, frente a otras naciones permiten identificarnos. Podríamos decir, por ejemplo, que como latinos compartimos lo que el psicólogo suizo Carl Jung denomino “inconsciente colectivo”. Nuestra cultura es rica por la diversidad de valores de carácter humano que prevalecían en nuestras relaciones, donde la vida era el valor supremo y se expresaba en todas las dimensiones del quehacer cotidiano, esta forma de percepción de la realidad procede de los pueblos indígenas, que constituyen nuestras raíces. También compartimos una historia de dolor y avasallamiento que se desencadenó a partir del proceso de conquista y colonización de nuestros pueblos y tierras, llevado a cabo por parte de culturas extranjeras que atropellaron nuestra identidad, y dejaron un sello de agresividad para conseguir la supremacía individual; esto también quedó grabado en nuestro “inconsciente colectivo” ; por ello, como pueblo necesitamos aprender a construir desde nuestra realidad actual, para relacionarnos de una manera más sana que haga posible nuestro avance personal respetando el espacio del otro para crecer; esto significa reconocer que cada persona tiene los mismos derechos que yo poseo, al igual que cada pueblo o nación tiene los mismos derechos para desarrollarse con su singularidad.
Por ello, cuando participamos y cooperamos en el desarrollo de las personas con las cuales compartimos, sean éstas hermanos, amigos, o compañeros de trabajo o, más aún, cuando nos sensibilizamos frente a la realidad de otros seres humanos, aunque con ello no tengamos ningún vínculo o lazo que nos una, también estaremos avanzando para realizar nuestro proyecto de vida, ya que cada meta personal no puede separarse o aislarse de nuestra vivencia e interacción con los demás.
Necesitamos reconocer esta realidad desde la convivencia con la familia en la cual crecemos. El amor que transmitimos y aprendemos en el hogar tiene como base el respeto por las diferencias individuales y la singularidad que caracteriza cada uno de sus miembros, y aprendemos a amar cuando respetamos esta diversidad. Del mismo modo, cuando nos relacionamos influimos sobre los demás, mientras ellos retroalimentan lo que somos.
Cada individuo tiene necesidades de diferente orden que para solucionar requieren la presencia de otras personas; pero, en muchas ocasiones, la forma como nos relacionamos conlleva la negación o la destrucción del otro, aparentemente “a favor” de lo que son nuestros intereses.
El medio social en el que nos desenvolvemos nos ha hecho crecer, que ésta es la forma correcta de lograr nuestras metas, y también una “huella” de nuestro “inconsciente colectivo”, sin embargo, es importante recordar aquellos acontecimientos que han permitido que aflore lo mejor de cada pueblo, por ejemplo, frente a las calamidades naturales, cuando hemos estado presentes para apoyar a nuestros “hermanos”; o cuando las comunidades y grupos han logrado reunirse en torno a objetivos comunes (como la creación de una empresa; cuando mujeres cabeza de familia crean talleres de trabajo en manualidades; el acueducto para un barrio; patrocinio de empresas para estimular el deporte; grupos ecológicos que desean proteger alguno de nuestros recursos; jóvenes que atienden ancianos), el coraje, la eficacia y la fuerza de voluntad de un pueblo o comunidad pueden construir esperanzas de vida donde no existían, o crear las oportunidades de vivir que todos merecemos.
Por ello, en las manos de cada familia, de cada grupo o individuo, está aprender a crear con los otros unas condiciones de vida dignas para todos, empleando nuestro esfuerzo, pasión, y lo mejor de cada uno.
regístrate-aquí
Participa en Nuestras Redes Sociales:

facebookgoogle-plus participa-foros

 
Powered by OneBigBroadcast Community Content Marketing Platform (a WebStager company) Custom Creative Design by WebStager.com