Hispanos Sin Fronteras Comunidad Social. Somos Totalmente Nueva, Gratis y Seguro!
en.comprocoches.us Blogs - Noticias

View All Blog Posts

Bookmark and Share

Amenazado el reciclador ecológico

Tags:
(Posted on Feb 2, 2014 at 05:05AM )

 

 

 

Son feos, pelados y amantes de la carne muerta. No son los animales más carismáticos, pero cumplen un rol esencial –aunque poco reconocido– en el ecosistema.

Pero más allá de la percepción que tengamos de los buitres, lo cierto es que están en problemas. En India, Nepal y Pakistán sus poblaciones han caído en picada en un 95% en la última década y ese patrón también se refleja en África. Una de las mayores amenazas para estas aves rapaces es el envenenamiento a través de los cadáveres de animales de los que se alimentan.

Esto ocurre en parte a causa del uso de medicinas en el ganado, pero otros casos sugieren que los cazadores furtivos de rinocerontes y elefantes los envenenan intencionalmente para que su presencia no alerte a los guardias forestales. Por eso, conservacionistas como Simon Thomsett están trabajando para crear conciencia sobre los problemas que enfrentan los buitres y para resaltar aquello que los hace piezas fundamentales del ecosistema, además de ser animales únicos en sí mismos.

Estos enormes pájaros tienen presencia en todos los continentes. Raramente matan y se alimentan de animales muertos, usualmente descompuestos.

Disponen de cadáveres

Thomsett expone que a diferencia de la creencia popular de que los leones, hienas, leopardos, chitas, chacales y perros salvajes son los mayores consumidores, en la región del Serengeti, en Tanzania, donde el total de la biomasa de animales muertos se estima en más de 40 millones de toneladas por año, son los buitres los que toman cuenta.

“Los (mamíferos) carnívoros pueden consumir solo alrededor del 36% y el resto está disponible para los buitres. Bacterias y larvas compiten con ellos por estos recursos, pero los buitres son los mayores consumidores”.

Gracias a su rol como máximos recicladores evitan la propagación de enfermedades y limitan las poblaciones de otros carroñeros, como los perros salvajes.

La evolución se ha encargado de prepararlos para la tarea que tienen. Por ejemplo, el buitre americano de cabeza roja, que habita desde el sur de Sudamérica hasta el sur de Canadá, se orina sobre sus patas. Aunque esto pueda sonar desagradable, los científicos sospechan que es parte esencial de su arsenal inmunitario.

El ácido presente en la orina puede actuar como una manera de esterilizar sus patas luego de pararse sobre la carne en descomposición para comer.

El Gypaetus barbatus, un buitre conocido como quebrantahuesos, es el único animal que tiene una dieta de huesos en un 70% a 90%, y sus ácidos estomacales les permiten extraer nutrientes de lo que otras especies desechan.

Eliminan bacterias mortales

Los buitres son bien conocidos por sus ácidos estomacales increíblemente poderosos que pueden destruir bacterias, entre ellas algunas que son mortíferas para muchas otras especies, como el ántrax y la que causa el cólera.

También son portadores de anticuerpos especiales que les ayudan a combatir las toxinas botulínicas, así que incluso aunque el botulismo haya matado a su presa, los buitres pueden comerla sin efectos negativos.

Pero aunque puede que sean famosos por escarbar entre vísceras y nervios podridos de animales muertos, no todos los buitres se alimentan sólo de carroña. El buitre palmero, como su nombre sugiere, disfruta de un menú variado de compuesto por frutos de la palma de aceite, higos, pescado y ocasionalmente pájaros. Entre los cadáveres, prefiere los insectos y los gusanos que viven en la carne.

Por su parte, el buitre orejudo, una especie africana de gran tamaño que puede alcanzar los 15 pies de envergadura (con las alas abiertas), ha sido visto cazando polluelos vivos de flamingos.

Maravillas aladas

Mientras que su tamaño y alto y extensos vuelos hace de los buitres pájaros singulares.

El vuelo de mayor altura de un ave jamás registrado fue precisamente el de un buitre moteado –también conocido como buitre de Rupell– que impactó contra un avión a unos 11,000 metros sobre Costa de Marfil en 1973. Esto es bastante más que lo que mide el monte Everest (8,848 metros) y a esa distancia la falta de oxígeno mataría a la mayoría de las aves.

“Desde entonces los estudios sobre este buitre revelaron una cantidad de características en su hemoglobina y varias adaptaciones cardiovasculares que le permiten respirar en una atmósfera enrarecida”, explica Thomsett, especialista en rapaces.

Los buitres suelen elevarse aprovechando las corrientes de aire cálido para tener una vista amplia de las planicies donde pueden encontrar comida.

De otro lado, tienen la capacidad para volar distancias considerables para conseguir comida. Recientemente se registró el viaje de un buitre de Rupell que voló desde su nido en Tanzania a través de Kenia hasta una región en Sudán y Etiopía.

Los investigadores observaron que en lugar de seguir de cerca la migración en masa de ñús a través de la reserva natural de Masái Mara, las aves buscaban a sus presas en la temporada seca, cuando son más vulnerables debido a la sequía.

Este comportamiento de cruce de fronteras ha puesto a estos animales en problemas, como cuando un buitre leonado descubierto en Arabia Saudita fue acusado por la prensa local de ser un espía israelí en 2011.

Un equipo de la Universidad de Tel Aviv había marcado al ave como parte de un estudio sobre sus movimientos y finalmente las autoridades pudieron resolver el malentendido.

Por BBC Mundo


Powered by OneBigBroadcast Community Content Marketing Platform (a WebStager company) Custom Creative Design by WebStager.com