Hispanos Sin Fronteras Comunidad Social. Somos Totalmente Nueva, Gratis y Seguro!
en.comprocoches.us Blogs - Noticias

View All Blog Posts

Bookmark and Share

Si bien no existe un alimento capaz de defenderte de la gripe "por arte de magia", sí existen ciertos nutrientes que son capaces de ayudar a que tu cuerpo se mantenga alejado de millones de virus y bacterias en esta época de frío.

Además, y según especialistas de la salud, la alimentación no es el único factor que influye en el tema de las defensas del sistema inmunológico, pues también es importante el sueño, el ejercicio y hasta el aseo personal...

A continuación, una recopilación de  los mejores consejos para aumentar las defensas de tu organismo y que, por fin, puedas deshacerte de los molestos resfriados en esta temporada de invierno.

Come proteínas: La carne de res y cerdo adiciona proteínas importantes, además puedes consumir también pescados, mariscos, soya y frijoles.

Frutas todos los días: Las vitaminas A, C y E te ayudan a fortalecer tu cuerpo contra las diferentes enfermedades invernales, y éstas son más recurrentes en frutos secos, naranjas, semillas, limones, zanahorias y verduras verdes.

Aceite de cocina: Cocinar con aceite de oliva o canola puede ser también de gran utilidad para tus defensas, ya que además de ser mucho más saludables que los otros, funcionan como lubricantes de células y promueve la función inmune del organismo.

No olvides los antioxidantes: Además de ayudar a tu cuerpo a retardar los efectos de la edad, los antioxidantes también son excelentes para combatir las enfermedades invernales; puedes encontrarlos en semillas, ajo, arroz, café, coliflor y demás verduras verdes.

El hierro también es importante: Las legumbres, las carnes y los huevos aportan hierro a tu organismo, el cual es vital para que el sistema inmunológico tenga una respuesta oportuna contra los virus y bacterias.

Lleva una dieta equilibrada: ¿Sabías que el simple hecho de llevar una dieta equilibrada puede ser de mucha ayuda contra las enfermedades? Aparentemente esto se debe a que la ingesta energética en altas cantidades puede disminuir la actividad inmunológica.

Haz ejercicio: Según profesionales de la salud, es recomendable hacer ejercicio por lo menos 30 minutos al día con el fin de reforzar las defensas del cuerpo.

Adiós estrés: ¿Sabías que el estrés elimina la energía y baja tus defensas? Por eso es recomendable tomarse las cosas con calma y buscar actividades que te ayudan a relajarte.

Dormir: Sí, aunque no lo creas, aprovechar las horas de la noche para dormir es clave para recuperar energías y aumentar defensas.

Circulación más activa: Esto ayuda a la formación de glóbulos blancos y, por consiguiente, disminuye las posibilidades de contraer enfermedades; para lograrlo puedes bañarte alternando el agua caliente con el agua fría.

Por Julieta Ruiz / El Universal / GDA 

Powered by OneBigBroadcast Community Content Marketing Platform (a WebStager company) Custom Creative Design by WebStager.com